Estos días de lluvias que hacen que te dan ganas de estar todo el día tejiendo en el sofá, pero llega un momento que te cansas de descansar y te levantas y enciendes el horno y te pones a amasar uno de los panes favoritos de Javi. Esta es la historia de los colines, que quedan tan tiernos y ricos. Ayer en un avenate de aburrimiento encendí el horno y me puse a amasar medio kilo de harina de fuerza y me salieron colines para un regimiento, más abajo os dejo la receta.

Ahora toca la historia de los calcetos gatunos. Ya hace más de un año que gracias al intercambio de swapetines (un intercambio tejeril de calcetines tejidos a mano) hizo que me entrara la curiosidad y quisiera aprender a tejer calcetines. Pedí ayuda a una experta Pilar R. Mendez que además de ser una magnífica profe de punto (incluso online) es la organizadora de swapetines y con alguna que otra conversación por facebook me lancé a tejer alguno, solo me atreví con algunos pares para niños y sin mucha complicación. Cuando vi este patrón en ravelry fue un amor a primera vista y tenía la lana perfecta que me regalo Marta en el amigo invisible de las no8das una lana de merino del gato con degradado en tonos verdes y azules que combinaba a la perfección con una fabel de drops lisa en color azul oscuro. Quería llevarme algo no muy grande a la playa por la comodidad de tejer junto al mar así que esto era perfecto. Uno de los calcetines lo terminé superrápido y el siguiente costó empezarlo pero una vez empezado iba como la seda. Es un patrón sencillo, muy sencillo aunque parezca lo contrario y se hacen los calcetines desde arriba hasta la puntera, los rombos no son mas que unos sencillos cruces y vas combinando los dos colores (cada vuelta de un color). Es una experiencia muy chula tejer tus propios calcetines, así que ya estoy pensando en los siguiente, incluso en animarme a apuntarme a swapetines el próximo año.

COLINES TIERNOS

Ingredientes:

500g de Harina de fuerza (de el amasadero)

10g de sal

20g de levadura fresca de panadero

2 cucharadas de miel (rica de Gerena)

40g de aceite de oliva virgen extra

280g de agua

Algunas semillas o semolina

Preparación:

  • Mezclar la harina con la sal y agregarle la levadura fresca, la miel, el aceite y el agua
  • Amasar durante 10-15 minutos.
  • Hacer una bola y dejar reposar una hora.
  • Encender el horno 220º calor arriba y abajo, dejando dentro la bandeja.
  • Coger la masa (habrá doblado su volumen) y amasar un poco.
  • Dividir la masa en dos y hacer dos planchas de 1cm de grosor aprox.
  • Cortar tiras de la plancha de aprox. 1cm de espesor.
  • Coger cada tira, estirarla y enrollarla un poco sobre la encimera (como hacíamos fideos de pequeño con la plastilina).
  • Ahora es el momento de rebozarla en semillas, harina, semolina (toque crujiente) o lo que te apetezca, yo usé semillas de amapola.
  • Poner las tiras en papel de hornear.
  • Una vez llena pasar a la bandeja que ya tenemos dentro del horno (cuidado de no quemarse) y con un difusor (flus-flus) pulverizar agua dentro del horno y cerrarlo.
  • Hornear durante 10-15 minutos.
  • Sacar y dejar enfriar sobre una rejilla.
  • Seguramente te saldrán muchos y tendrás que hacer varias hornadas (a mi me salieron 4 hornadas)

Esto es todo, espero que os gusten los calcetines calentitos y los colines tiernos, ¿o era al revés?

Aprovecho que es jueves y comparto con RUMS

Anuncios