Pues si para sorpresa de muchos y mía también, hay un punto y un pan que comparten nombre. No se qué fue antes si el huevo o la gallina (probablemente el pan) lo que está claro es que los dos son esponjositos esponjositos.

Empezamos por el punto. Ya hacía tiempo que había oído hablar de punto brioche solo me atreví a hacer unos patucos pero en un único color, nada que ver con hacerlo en dos colores. Tenía muchas ganas de lanzarme y encontré el patrón perfecto para ello el Askews Me Dickey de nuestro querido Stephen West, a por lanas y a afilar las agujas. Lo he tejido con Drops Karisma que es 100% lana superwash y elegí gris y mostaza que tenía ganas de combinarlos también. Al principio algo de lío el brioche, tuve que deshacer un par de veces pero finalmente di con la tecla y aquí está el cuello. Ha sido entretenido pero eso sí, no te equivoques no hay manera de deshacer y recuperar puntos. Espero que os guste.

El pan le di muchas vueltas, miré muchos blogs, miré libros, recetarios de thermomix, pero finalmente acabé en el principio, gracias a los consejos de Charo (mi mamá no8da), acabé en el blog de webos fritos con una receta muy muy sencilla y con un resultado espectacular un pan tierno y muy esponjoso que da gusto acompañar con dulces (nutella, miel, mermelada) y salados (mantequilla y pavo). La única modificación que le he hecho a la receta es que preparé la mitad de la masa por lo que puse la mitad de todos los ingredientes, además usé un molde plumcake por lo que hice cuatro bolitas que coloqué en el molde. Os dejo el enlace de la receta pinchando aquí.

Encantado con ambos resultados punto y horno.

Por recomendación de mi amiga MJ voy a intentarlo con RUMS

 

 

Anuncios